Centro de Masajes Davó

Contacto: tlf. 91 501 04 71. E-mail. masajes@centrodavo.com

PresentaciónInstalacionesServiciosTarifas¿Donde estamos?Consejos prácticos

Masajes para Bebés

Empezaremos hablando de los beneficios. Además de ayudar a aliviar algunas molestias físicas de tu bebé, tales como cólicos y estreñimiento, el masaje es un aliado en la estimulación de su desarrollo, su vitalidad y mantener el equilibrio en su sistema inmunológico.

La sensibilidad de la piel es una de las funciones más importantes de cuerpo y una de las que se desarrolla en un estadio más temprano. La estimulación cutánea es de hecho esencial para un correcto desarrollo orgánico y psicológico, tanto en animales como en el ser humano. La gente no se da cuenta que las primeras comunicaciones que recibe un recién nacido y el primer lenguaje de su desarrollo se realiza a través de la piel. Si uno fuera consciente de este hecho ofrecería inmediatamente al niño toda la estimulación cutánea necesaria.

Preparación del masaje en bebés
Para realizar un buen masaje al bebé y que el momento sea totalmente relajante para ambos deberás crear un ambiente muy agradable, en el que ambos os sintáis cómodos.

Puedes realizar sobre el cambiador o en la cama, pero coloca bajo del niño una toalla suave. Eso te permitirá acostarlo cómodamente, evitarás resbalones y también envolverlo en ella al finalizar el masaje para que no coja frío.
También puedes sentarte contra la pared, con la espalda apoyada y poner al bebé sobre tus piernas cruzadas.
Si realizas el masaje con el niño desnudo, necesitará otra toalla a la altura de la cintura del niño. Es normal que el bebé vacíe su vejiga durante el masaje.
Evidentemente, debes elegir un lugar tranquilo y aislado, donde os sintáis cómodos y nadie los interrumpa. Pon música tranquila, música de bebes o alguna que os guste a ambos y sea suave. Os ayudará a relajarse.
La temperatura de la habitación debe ser cálida de unos 25º-27º (evitando las corrientes de aire), ya que los bebés necesitan un poco más de calor que nosotros los adultos.

Utilizar algún lubricante como el aceite de almendras dulce o cremas, siempre utilizar productos para bebés y que estén científicamente comprobados.
Y, por supuesto, relájate. El niño va a notar mucho la energía y las sensaciones que le trasmitas, y es importante que los dos disfruten de ese momento.

Técnica del masaje
Por supuesto, el masaje debe ser muy suave, casi con caricias, tocando suavemente la superficie de la piel o moviendo suavemente los músculos.
En las áreas pequeñas del cuerpo, como pueden ser la parte anterior del cuello o la cabeza sólo usa las yemas de los dedos.
En las áreas grandes como la espalda o el estomago usa la parte grande de las manos, los dedos o la palma de la mano.

La presión que ejerceremos será igual a la que haríamos en nuestros parpados sin que nos moleste.

El masaje paso a paso
Tumba a tu bebé boca arriba, con sus pies cerca de ti. Ponte aceite o crema en las manos para calentarlas y para que el masaje sea suave. Empieza con un suave masaje en los hombros con las yemas de tus dedos y baja acariciándole hasta la zona del bajo vientre.

  • Dale un buen masaje en los brazos, desde los hombros a las muñecas. Para ello forma un anillo con tus dedos índice y pulgar en torno al bracito del bebé. Ten mucho cuidado al llegar al codo pues es una región muy sensible. FOTO
  • Detente en la muñeca y práctica movimientos giratorios. Recuerda, siempre con suavidad.
  • Como estás, con las muñecas cogidas, cruza sus manos una tras otra y después júntalas. Este movimiento suele gustar al bebé…no dudes en repetirlo.

·     Con nuestras manos formando un anillo alrededor del brazo como hemos dicho anteriormente, efectúa movimientos muy suaves y delicados realizando un movimiento rotatorio, como si atornillases

·     Pasemos a las piernas y los pies…coge su mano izquierda y júntala con su pie derecho. Esto se llama gesto cruzado y es un ejercicio de coordinación.
Ahora coge sus dos pies y crúzalos…primero por delante y luego por detrás. Repite el movimiento varias veces, alternando.

  • Pasemos a los pies…coge su mano izquierda y júntala con su pie derecho. Esto se llama gesto cruzado y es un ejercicio de coordinación.
  • Ahora coge sus dos pies y crúzalos…primero por delante y luego por detrás. Repite el movimiento varias veces, alternando.

·      Ahora vamos a masajearle los pies. El masaje en la planta de los pies es sumamente relajante. Aquí podemos realizar varios movimientos: puedes comenzar presionando los deditos, luego recorre la planta y vuelve a los dedos. Con el pulgar presiona ligeramente la planta del pie. Acaricia suavemente cada dedito. El masaje en los pies también ayuda a aliviar el dolor de estómago.

·      Vamos a masajear el estomago de nuestro bebé. Para ello acaricia el vientre moviendo las manos en forma circular en el sentido del reloj y empezando siempre debajo de las costillas.

  • Ahora coloca al bebé boca abajo… vamos a comenzar con movimientos largos y lentos que vayan desde la cabeza, el cuello, la espalda hasta las piernas, siempre hacia abajo y en una sola dirección.

·      Ahora masajea suavemente los hombros y la espalda con las yemas de tus dedos, con movimientos en pequeños círculos.
No debes masajear la columna vertebral del bebé, sólo coloca las manos y deja que el bebé sienta tu calor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para finalizar el masaje realiza movimientos lentos y suaves, bajando desde la cabeza y la espalda hasta los dedos de los pies, suave y cariñosamente. Normalmente el masaje no suele acabar cuando nosotros queremos sino cuando el bebé determina, por lo cual no obliguéis al bebé a mantener la posición, y dar por terminada la sesión.

Por lo tanto, relajaros, disfrutar del masaje y sobre todo muy importante darla mucho cariño y caricias al bebé, que es el mejor estímulo que puede recibir.

 

 

Volver

 

Centro de Masajes Davó  C/ Robles, 14 C.P. 28053- Madrid